placa blog 25 de mayo-08
Luciana Ramos

Luciana Ramos

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipiscing elit dolor

Desafíos de la traducción culinaria en el Día de la Revolución de Mayo: celebrar la diversidad gastronómica y cultural de Argentina

El 25 de mayo es una de las fechas más importantes de nuestro país, donde empiezan a consolidarse las bases de la nación argentina. En este día emblemático, mientras recordamos la Revolución de Mayo, también reflexionamos sobre la rica diversidad cultural que ha influido en nuestra gastronomía. Muchas de nuestras recetas patrias tienen raíces europeas y reflejan la herencia culinaria de los antiguos españoles que llegaron a estas tierras. Sin embargo, junto con estos sabores traídos desde el viejo continente, también encontramos la impronta única de los productos locales, que crecían en la pampa húmeda y el vasto norte de lo que pronto sería la Argentina.

Locro, empanadas, carbonada, tamales, pastelitos… son solo algunos ejemplos de los platos emblemáticos que forman parte de nuestra identidad gastronómica. Pero ¿cómo abordamos la traducción de los nombres de estos alimentos típicos? La traducción de los nombres de los alimentos presenta desafíos únicos, ya que no solo se trata de transmitir el significado literal, sino también de capturar la esencia cultural y emocional detrás de ellos. En este proceso, los traductores se enfrentan a decisiones cruciales entre domesticación y extranjerización. ¿Conservar el nombre original del plato, como un homenaje a su cultura de origen? ¿O adaptarlo al idioma meta para que sea más comprensible para el público local? La elección entre estas estrategias, conocidas como domesticación y extranjerización, puede influir significativamente en la percepción y comprensión del texto traducido y es responsabilidad del profesional lingüístico hallar la estrategia más eficaz en el marco comunicativo. Los elementos de la situación comunicativa deberán analizarse para decidir si es válido simplemente traducir “empanada” como “pastry” o si debemos conservar el nombre original y orientar al lector (sin darle una clase de cocina 😉) sobre las características de este producto.

Así, en el Día de la Revolución de Mayo, celebramos no solo nuestra historia nacional, también nuestra diversidad cultural, expresada a través de la riqueza de nuestra gastronomía. Y mientras honramos nuestras tradiciones culinarias, recordamos el papel fundamental de los traductores en preservar y transmitir la identidad cultural a través de la traducción de nombres de alimentos. ¡Feliz Día de la Revolución de Mayo! #RevolucionDeMayo #Traducción #Localización #IdentidadCultural

Share this post